12 nov. 2017

Tú estás conmigo



Hay una presencia que vela junto a nosotros, hay una Palabra que da sentido al camino de la vida, hay un Dios que no deja caer de sus manos a la criatura que él ha modelado y que aún lleva el calor y la impronta de sus dedos”


  

(salmo 22)

28 oct. 2017

caminos...




"Porque no son mis pensamientos vuestros pensamientos, ni vuestros caminos son mis caminos - oráculo de Yahveh . Porque cuanto aventajan los cielos a la tierra, así aventajan mis caminos a los vuestros y mis pensamientos a los vuestros." 

Isaías 55, 8-9


26 oct. 2017

Paz

"Jesús nos llama a cambiar de vida, a cambiar de camino, nos llama a la conversión". Y esto comporta luchar contra el mal, también en nuestro corazón, "una lucha que no te da tranquilidad, pero que te da la paz". Lo dijo el Papa Francisco en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta el cuarto jueves de octubre.
Inspirándose en el Evangelio del día que explica que éste es "el fuego" que Jesús trae a la tierra, un fuego que pide el cambio, el Santo Padre dijo:
"Cambiar el modo de pensar, cambiar el modo de sentir. Tu corazón que era mundano, pagano, se vuelve ahora cristiano con la fuerza de Cristo: cambiar, ésta es la conversión. Y cambiar en el modo de obrar: tus obras deben cambiar".
Una "conversión - subrayó Francisco - que implica todo: cuerpo y alma, todo".
"Es un cambio, pero no es un cambio que se hace con ardid: es un cambio que hace el Espíritu Santo, por dentro. Y yo debo colaborar para que el Espíritu Santo pueda obrar. ¡Y esto significa lucha, luchar!".
"No existen los cristianos tranquilos, que no luchan - dijo el Papa - "esos no son cristianos, son unos ‘tibios'". Y añadió: "También puedes encontrar la tranquilidad para dormir en una pastilla", pero "no hay pastillas para la paz interior". De ahí que haya afirmado que "sólo el Espíritu Santo" puede producir "esa paz en el alma que da la fortaleza a los cristianos". "Y nosotros - prosiguió - debemos ayudar al Espíritu Santo haciéndole espacio en nuestro corazón". Para lo cual - exhortó - nos ayuda mucho "el examen de conciencia de todos los días", para "luchar contra las enfermedades espirituales, esas que siembra el enemigo y que son enfermedades de la mundanidad".
El Papa Bergoglio afirmó asimismo que "la lucha que ha iniciado Jesús contra el diablo, contra el mal, no es una cosa antigua, sino sumamente moderna, "es cosa de hoy - dijo - de todos los días", porque "aquel fuego que Jesús vino a traernos está en nuestro corazón". Por esta razón debemos dejarlo entrar, y preguntarnos cada día: "¿Cómo he pasado de la mundanidad, del pecado, a la gracia?; ¿he dejado espacio al Espíritu Santo para que Él pudiera obrar?"
"Las dificultades en nuestra vida no se resuelven diluyendo la verdad. La verdad es ésta: Jesús ha traído fuego y lucha. ¿Y yo qué hago?".
El Papa Francisco concluyó su homilía afirmando que para la conversión es necesario tener "un corazón generoso y fiel". "Generosidad - dijo - que proviene siempre del amor". Y fidelidad, es decir, "fidelidad a la Palabra de Dios".

14 oct. 2017

La mundanidad espiritual

En el Evangelio de San Lucas (11,15-26) Jesús dice: «Si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el reino de Dios ha llegado a vosotros». Conviene hacer examen de conciencia y obras de caridad, de esas que cuestan, que nos llevarán a estar más atentos y vigilantes para que no entren en nosotros los demonios. El Señor nos pide que estemos vigilantes, para no caer en la tentación. Por eso, el cristiano está siempre en vela, vigilante y atento como un centinela. El Evangelio habla de la lucha entre Jesús y el demonio, y que algunos decían que Cristo tenía “permiso de Belcebú” para hacer milagros. Jesús no cuenta una parábola, sino que dice una verdad: «Cuando un espíritu inmundo sale de un hombre, da vueltas por el desierto, buscando un sitio para descansar; pero, como no lo encuentra, dice: "Volveré a la casa de donde salí". Al volver, se la encuentra barrida y arreglada. Entonces va a coger otros siete espíritus peores que él, y se mete a vivir allí. Y el final de aquel hombre resulta peor que el principio».
La palabra “peor” tiene mucha fuerza en el texto, porque los demonios entran como “en sordina”. Empiezan a formar parte de la vida, y con sus ideas e inspiraciones “ayudan” a ese hombre a vivir mejor; entran en la vida del hombre, en su corazón y, desde dentro, comienzan a cambiarlo, pero tranquilamente, sin hacer ruido. Es distinto que la posesión diabólica, que es más fuerte: esta es una posesión como “de salón”’, digamos así. Eso es lo que hace el diablo lentamente, en nuestra vida, para cambiar los criterios, para llevarnos a la mundanidad. Se mimetiza en nuestro modo de obrar, y difícilmente nos damos cuenta. Y así, ese hombre, liberado de un demonio, se vuelve un hombre peor, un hombre preso de la mundanidad. Eso es lo que quiere el diablo: la mundanidad. La mundanidad es un paso más en la posesión del demonio. Es un encantamiento, una seducción, porque es el padre de la seducción. Y cuando el demonio entra tan suave y educadamente y toma posesión de nuestras actitudes, nuestros valores pasan del servicio de Dios a la mundanidad. Así se hace el cristiano tibio, el cristiano mundano, como una “macedonia” entre el espíritu del mundo y el espíritu de Dios. Todo eso aleja del Señor.



¿Y qué se puede hacer para no caer y salir de esa situación? Con vigilancia, sin asustarse, con calma. Vigilar significa saber qué pasa en mi corazón, significa pararme un poco y examinar mi vida. ¿Soy cristiano? ¿Educo más o menos bien a mis hijos? ¿Mi vida es cristiana o es mundana? ¿Y cómo puedo saberlo? La misma receta de Pablo: mirando a Cristo crucificado. La mundanidad solo se descubre y se destruye ante la cruz del Señor. Y ese es el fin del Crucificado delante de nosotros: no es un adorno; es precisamente lo que nos salva de esos encantamientos, de esas seducciones que te llevan a la mundanidad. ¿Miramos a Cristo crucificado, hacemos el Vía Crucis para ver el precio de la salvación, no solo de los pecados sino también de la mundanidad? Y, como he dicho, examen de conciencia: ver qué pasa. Pero siempre delante de Cristo crucificado. ¡La oración! Además, nos vendrá bien tener una “fractura”, pero no de huesos: una fractura de las actitudes cómodas, mediante las obras de caridad: soy cómodo, pero haré esto que me cuesta: visitar un enfermo, ayudar a alguien que lo necesite…; no sé, una obra de caridad. Y eso rompe la armonía que intenta hacer el demonio, esos siete demonios con su jefe, de llevarnos a la mundanidad espiritual.

11 oct. 2017

María Virgen del Pilar

Apoyarse en la roca de la Madre es ir seguro por el desierto.

Avanza. 

Su columna fuerte es la respuesta a tus gritos y a tus deseos.







17 sept. 2017

Sólo Dios



No soy bufón que haga reír a cortesanos,
ni  marioneta movida por dedos sin cristal.


No, no cambiaré por caprichos humanos
sólo Dios mudarme podrá.

Lamento que no gusten mis ideas,
no las voy a trucar.

El Dios de la vida me las ha dado
y siento no poderte contentar.

Pues no soy bufón que haga reír a los humanos
sólo a mi Dios quiero agradar.

Los hilos de mi marioneta se mueven
cuando Dios los quiere acariciar.

Tú estás conmigo

“ Hay una presencia que vela junto a nosotros, hay una Palabra que da sentido al camino de la vida, hay un Dios que no deja caer de sus...