23 mar. 2013

Encuentro Papa Francisco y Benedicto XVI


Durante el encuentro, el papa emérito, el primero que renunciar a su cargo en siete siglos, reiteró al argentino Francisco “su reverencia y obediencia”. Por primera vez en al menos seis siglos un Papa ha almorzado con su predecesor al frente de la Iglesia católica. El papa Francisco y el papa emérito Benedicto XVI se han fundido en un abrazo cuando se han encontrado en la residencia de Castel Gandolfo.
Tras saludarse en el helipuerto de la residencia y ya en la residencia papal, Francisco y Benedicto XVI se dirigieron a la capilla para rezar juntos.
Benedicto XVI le cedió el puesto de honor al Papa y este lo rechazó diciéndole: “Somos hermanos”. Un nuevo gesto de humildad, como otros similares que han marcado el inicio de su pontificado, tras el cual ambos rezaron de rodillas en el mismo banco.
Los dos vestían de blanco. Benedicto XVI con una sencilla sotana blanca y Francisco con otra también blanca, pero con la esclavina y la faja que llevan los pontífices.
Tras el rezo, se reunieron a solas en la biblioteca privada, donde hablaron durante 45 minutos para pasar después al almuerzo.
Durante el encuentro privado en la biblioteca, Francisco le regaló a su predecesor un icono de la “Virgen de la humildad”. Francisco le dijo que escogió esa Virgen, que se llama de la humildad, porque ha pensado en él y a todos los ejemplos de humildad que ha dado durante su pontificado.
 

15 mar. 2013

Primera homilía del Papa Francisco


Santa Misa por la Iglesia con los cardenales en la Capilla Sixtina
En estas tres Lecturas veo algo en común: el movimiento. En la Primera Lectura el movimiento es el camino; en la segunda Lectura, el movimiento está en la edificación de la Iglesia; en la tercera, en el Evangelio, el movimiento está en la confesión. Caminar, edificar, confesar.
Caminar. Casa de Jacob: “Vengan, caminemos en la luz del Señor”. Esta es la primera cosa que Dios dijo a Abraham : “Camina en mi presencia y sé irreprensible”. Caminar: nuestra vida es un camino. Cuando nos detenemos, la cosa no funciona. Caminar siempre, en presencia al Señor, a la luz del Señor, tratando de vivir con aquel carácter irreprensible que Dios pide a Abraham, en su promesa.
Edificar. Edificar la Iglesia, se habla de piedras: las piedras tienen consistencia; las piedras vivas, piedras ungidas por el Espíritu Santo. Edificar la Iglesia, la esposa de Cristo, sobre aquella piedra angular que el mismo Señor, y con otro movimiento de nuestra vida, edificar.
Tercero, confesar. Podemos caminar todo lo que queramos, podemos edificar tantas cosas, pero si no confesamos a Jesucristo, la cosa no funciona. Nos convertiríamos en una ONG (Organización No Gubernamental) de piedad, pero no en la Iglesia, esposa del Señor. Cuando no caminamos, nos detenemos. Cuando no se construye sobre la piedra ¿qué cosa sucede? Pasa aquello que sucede a los niños en la playa cuando construyen castillos de arena, todo se desmorona, no tiene consistencia. Cuando no se confesa a Jesucristo, me viene la frase de León Bloy “Quien no reza al Señor, reza al diablo”. Cuando no se confiesa a Jesucristo, se confiesa la mundanidad del diablo, la mundanidad del demonio.
Caminar, edificar-construir, confesar. Pero la cosa no es así de fácil, porque en el caminar, en el construir, en el confesar a veces hay sacudidas, hay movimiento que no es justamente del camino: es movimiento que nos echa para atrás.
Este Evangelio continua con una situación especial. El mismo Pedro que ha confesado a Jesucristo, le dice: “Tú eres Cristo, el Hijo del Dios vivo. Yo te sigo, pero no hablemos de Cruz. Esto no cuenta”. “Te sigo con otras posibilidades, sin la Cruz”. Cuando caminamos sin la Cruz, cuando edificamos sin la Cruz y cuando confesamos un Cristo sin Cruz, no somos Discípulos del Señor: somos mundanos, somos obispos, sacerdotes, cardenales, papas, pero no discípulos del Señor.
Quisiera que todos, luego de estos días de gracia, tengamos el coraje – precisamente el coraje – de caminar en presencia del Señor, con la Cruz del Señor; de edificar la Iglesia sobre la sangre del Señor, que ha sido derramada sobre la Cruz; y de confesar la única gloria, Cristo Crucificado. Y así la Iglesia irá adelante.
Deseo que el Espíritu Santo, la oración de la Virgen, nuestra Madre, conceda a todos nosotros esta gracia: caminar, edificar, confesar Jesucristo. Así sea.

13 mar. 2013

Papa Francisco


 
“Tu es Petrus”

 La Iglesia comienza una nueva etapa. Ayudémosla con nuestra vida entregada.

 Su Santidda el  Papa Francisco , nos necesita para que la verdad de Evangelio del Señor Jesús, brille en el mundo entero.

Demostremos con nuestro ser, la FE en la Iglesia.

“Tu es Petrus”

1 mar. 2013

Cuaresma 2013-Oremos

Oremos sin cesar al Espíritu Santo:
 
 
 
"Enséñanos lo que tenemos que hacer,
muéstranos a dónde tenemos que ir.
Obra lo que tenemos que realizar.
Sé nuestro único inspirador,
el único autor de nuestros juicios.
Haz que nos adhiramos eficazmente a Ti
para que seamos uno en Ti
y en nada nos apartemos de tu verdad"
 

Sólo Dios

No soy bufón que haga reír a cortesanos, ni  marioneta movida por dedos sin cristal. No, no cambiaré por caprichos humanos s...