30 nov. 2014

No tengáis miedo


"¡El Señor viene! En realidad, desde la vivencia de la fe y de la confianza en Él, bien podemos afirmar que el Señor está siempre viniendo, está en medio de nosotros, caminando a nuestro lado por las sendas de la historia que nos toca transitar, y en estos tiempos tan complicados y azarosos.
El Adviento nos ayuda a caer en la cuenta de esta verdad. Y nos predispone para intensificar nuestros encuentros personales con el Señor Jesucristo en la oración más intensa y en la más atenta escucha de su Palabra y de su paso entre nosotros. Siempre nos acecha el peligro de la distracción, sea por las razonables preocupaciones de la vida, sea por los reclamos seductores del consumo, sea por circunstancias personales de difícil manejo… Este tiempo particularmente santo, ante sala de la gran celebración de la Natividad del Señor, es una fuerte llamada a estar alerta. Porque el Señor viene, quiere venir a mi vida, a ofrecerme un plan, a encender mi esperanza, a despertar todas mis capacidades para el bien y el amor.
Él viene a sacarme de la plácida rutina, de la inconsciencia del compromiso débil, del melancólico paso del tiempo que me hace ser espectador indiferente de las grandes luchas y sueños de la humanidad.
Él viene sobre todo a recordarme la más importante de las citas: el encuentro definitivo con Él, ese que fijará mi destino eterno a su lado, y que ahora me exige vivir en vela y sin distracciones estériles, construyendo con su fuerza, y por su mismo Espíritu, ese futuro que desembocará en la Vida-sin-fin."

Acompañemos a María-Virgen en días tan santos.


26 nov. 2014

Porque Le amas.



Eres uno con Dios, porque le amas. 
¡Tu pequeñez qué importa y tu miseria, 
eres uno con Dios, porque le amas! 

Le buscaste en los libros, 
le buscaste en los templos, 
le buscaste en los astros, 

y un día el corazón te dijo, trémulo: 
«aquí está», y desde entonces ya sois uno, 
ya sois uno los dos, porque le amas. 

No podrían separaros 
ni el placer de la vida 
ni el dolor de la muerte. 

En el placer has de mirar su rostro, 
en el dolor has de mirar su rostro, 
en vida y muerte has de mirar su rostro. 

«¡Dios!» dirás en los besos, 
dirás «Dios» en los cantos, 
dirás «¡Dios!» en los ayes. 

Y comprendiendo al fin que es ilusorio 
todo pecado (como toda vida), 
y que nada de Él puede separarte, 
uno con Dios te sentirás por siempre: 
uno solo con Dios, porque le amas.


14 nov. 2014

Dichoso-Feliz


"Dichoso el que con vida intachable,
camina en la voluntad del Señor.



Dichoso el que guardando sus preceptos,

lo busca de todo corazón."


12 nov. 2014

Nada temo, Tú vas conmigo.

El Señor es mi Pastor, con Él nada me falta,
En verdes praderas, Él me hace recostar.
Me conduce hacia fuentes tranquilas, 
y repara mis fuerzas.
Me guía por sendero Justo, 
por el Honor de Su Nombre.

Aunque camine por cañadas, oscuras, 
nada temo porque Tú vas conmigo, 
Tu Vara y Tu Cayado, me sosiegan, 

Preparas una mesa ante mí, 
en frente de mis enemigos, 
me unges la cabeza con perfume, 
y mi copa rebosa.

Tu Bondad y Misericordia, me acompañan, 
todos los días de mi vida.
Y Habitaré en la Casa del Señor, 
por años sin término.




8 nov. 2014

Felices permanetemente



"Sentirnos en la obligación de ser felices permanentemente


es una fuente indudable de desdicha, ya que tanto la alegrías como las tristezas son temporales y cíclicas".


Tú estás conmigo

“ Hay una presencia que vela junto a nosotros, hay una Palabra que da sentido al camino de la vida, hay un Dios que no deja caer de sus...