27 mar. 2016

Pascua 2016




Es este crucificado que ha vencido a la muerte el que entra en aquella habitación cerrada de nuestro interior, que nosotros no sabemos alumbrar y que nadie conoce del todo, para encender la esperanza y el amor en medio del dolor, el pecado y la desesperanza. Él espera a que dejemos de correr de aquí para allá y luego llama a la puerta. Si abrimos nos alentará la luz de sus heridas de amor y podremos caminar sabiendo que hay futuro. Y sólo habrá que decir: “Señor mío y Dios mío”

Santa y feliz Pascua. 

¡¡¡Cristo ha resucitado, ALELUYA!!!



Busco tu Rostro (II)

¡Densa oscuridad! Ilumina orienta la luz del faro cuando el cielo se viste de negrura. ¿Y tu Palabra? ¡ay! ya no luce ...